miércoles, 16 de mayo de 2007

Caprichosamente




-Sos un caprichoso –me dice y se va llorando.
Doy la orden para que prendan fuego la inmensa montaña de libros y alguien en la multitud grita:
-¡Discriminación!
Le digo que vuelva y le alcanzo una antorcha mientras se seca las lágrimas de los ojos. Las hojas de toda la historia de la humanidad comienzan a arder con llamas que rozan el cielo.
-El primer libro lo escribo yo -le advierto.

2 comentarios:

Angiel Piotr dijo...

Extrañamente los cuentos mas breves son los que mas nos hacen pensar. Tengamos en cuenta que este tipo de literatura no se escribe con el mismo tintero donde se moja la pluma de quien escribe apotegmas.

Andrés Fabián Valdés dijo...

Hola cómo estás? Te invito a darle "Me gusta" a mi página en Facebook:
https://www.facebook.com/ndresfabianvaldes/?fref=ts

Allí vas a encontrar cuentos breves y poesías que quizás te puedan interesar. Gracias
Andrés Fabián Valdés