sábado, 12 de abril de 2008

Criatura urbana



Respira muy agitado, está al límite del agotamiento. Sus movimientos se volvieron brutos e inútiles y apenas huye ya sin fuerzas. Se desploma sobre el suelo ejecutando un quejido seco. Debe sentirse extraviado e impotente; el pobre está muy lejos de su grupo.
Le apunto con mi arma, una escopeta Remington modelo 870, con caño estriado con alza y guión. Me satisface experimentar su peso frío y las texturas del metal y la madera. Clavo la mira justo en su cabeza, trato de ser preciso. Pero no logro concentrarme por el rancio olor que despide su asqueroso cuerpo y que me revuelve las tripas . Observo sus ojos, enormes, expresivos, llenos de desesperación y de miedo; es una criatura indefensa y rendida.
-Dos veces no te me escapás -le hablo-. ¿Me vas a dar la plata o la vida? -Se oye el clic del gatillo, pero no el disparo-. ¡Mierda me quedé sin municiones!
-Disculpe señor presidente -menciona mi escolta desde unos metros atrás-, enseguida cargo la escopeta para que continúe con su pasatiempo.

2 comentarios:

DIANA-CHAN dijo...

daaaaaaaaaaaa.

ke buen blog.

volvere, que tengas un buen año.

Andrés Fabián Valdés dijo...

Hola cómo estás? Te invito a darle "Me gusta" a mi página en Facebook:
https://www.facebook.com/ndresfabianvaldes/?fref=ts

Allí vas a encontrar cuentos breves y poesías que quizás te puedan interesar. Gracias
Andrés Fabián Valdés