sábado, 24 de septiembre de 2016

Biblioteca



En la biblioteca el silencio era imperativo y la quietud era autoritaria. Ni siquiera el roce entre las hojas de los libros era audible. No había nadie.

No hay comentarios: