domingo, 7 de enero de 2018

Hombre virtual


-¿Es él? -preguntó observando hacia aquella sorprendente cosa que parecía un hombre y que volaba velozmente hacia ellos-. ¿Qué mierda hace acá y ahora?

-Juguemos… -propuso excitado su amigo.

Los miembros de la manifestación que marchaban contra la inseguridad y la violencia empezaron a correr desesperadamente buscando donde refugiarse. Los rayos letales caían destruyendo enormes áreas de la ciudad. Hombres y mujeres ardían y se desintegraban tras las descomunales explosiones. Los colores no eran tan intensos. El lag oxidaba las articulaciones. Se acabó la batería del casco virtual y tuvo que despertar.

Miró a su amigo desplomado sobre el suelo de la habitación, con el cuerpo incinerado reducido a una escoria negruzca, y supo, desbordado por un súbito fastidio por 3 años de cyber amistad echados a la basura, que había hecho bien en no recargar por completo las baterías durante la mañana.

No hay comentarios: